Cada 8 minutos y medio muere un colombiano por enfermedades cardiovasculares

Por Guillermo Romero Salamanca

Según el Ministerio de Salud, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el país y, en los últimos años, se ha incrementado levemente debido al envejecimiento de la población. En número, para el 2019, murieron 61.300 personas por este tipo de enfermedad en Colombia, lo que corresponde aproximadamente a 170 personas diarias, 7 colombianos por hora, una cada 8,5 minutos.

“Los factores de riesgo que enferman el corazón pueden prevenirse y tratarse. Entre estos riesgos está la presión arterial alta, la diabetes, el sobrepeso, el sedentarismo, el tabaquismo, el estrés, el colesterol y triglicéridos altos. Si los identificamos juntos podremos evitarlos y / o manejarlos adecuadamente”, dijo la cardióloga Karen Dueñas, Cardióloga de la Fundación Cardioinfantil.

Por esta razón, la Cardio hizo un llamado a la prevención, al control y al tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.  “El tiempo es clave para reducir estas muertes y lo ganamos a través de un diagnóstico oportuno de factores de riesgo cardiovasculares, una correcta alimentación, ejercicio físico de rutina y visitando al médico para escuchar al corazón, cuidarlo, controlarlo y tratarlo”, agregó la doctora Dueñas.

SU CORAZÓN NO DA ESPERA

 “La Fundación Cardioinfantil cuenta con toda la tecnología y equipo humano especializado para acompañar el cuidado de su corazón durante todo el ciclo de vida. En esta contingencia, hemos adecuado nuestra infraestructura para separar a pacientes cardiovasculares de áreas respiratorias, lo que garantiza una atención sin riesgos y segura”, explicó el doctor Juan Gabriel Cendales, Director Ejecutivo.

“Hoy estamos expuestos a muchos factores que ponen en riesgo nuestra salud, pero el corazón no da espera, por eso la Fundación Cardioinfantil creó zonas seguras de COVID-19 para que los pacientes puedan volver con seguridad y confianza a las consultas y procedimientos con los expertos del corazón, previniendo, controlando y tratando así cualquier riesgo cardiovascular”, agregó el doctor Cendales.

HAY QUE VOLVER A LAS CONSULTAS

La Fundación Cardioinfantil hizo un llamado a escuchar al corazón ya no descuidarlo a pesar de la situación de pandemia por la que atraviesa el país. Por esta razón, se han implementado algunas acciones para brindar atención integral a pacientes que no tienen COVID-19 y que necesitan dar continuidad al diagnóstico, tratamiento y control de sus enfermedades. 

Según las últimas encuestas, cerca del 66% de los colombianos han dejado de asistir a centros hospitalarios, por miedo a ser contagiados por el virus.

El exceso de mortalidad durante la pandemia se puede atribuir entonces a dos componentes: la infección por SARS-CoV-2 y la mortalidad de pacientes con enfermedades cardiovasculares y oncológicas previamente diagnosticadas que no se tratan durante el pico de la pandemia por COVID-19, esto detonado por la sobreocupación de la red hospitalaria por pacientes con patologías respiratorias y por el miedo inherente a acudir a centros médicos.

“Esta situación conlleva un número importante de pacientes con diagnósticos de enfermedad cardiovascular que fallecen en sus casas sin acudir a un centro médico para recibir ayuda o tratamiento a tiempo para su patología o que llegan en un estado de mayor complejidad al hospital. En la Cardio, por ejemplo, hemos visto una disminución de cerca del 40% en el número de actividades en cardiología y cirugía cardiovascular durante la pandemia”, expresó el doctor Juan Pablo Umaña, Líder del Servicio de Cirugía Cardiovascular de la Cardioinfantil. (GRS-Orbedatos).

 

Categoría: