...  La cabecera municipal de Sotará en Paispamba están de festividades, gracias a la articulación del gobierno local con las comunidades. En esa localidad ubicada en la zona centro del Cauca primero se cumplió con la peregrinación a la cascada de San Roque y ahora se dedican a las carrozas y al reinado cívico y de la simpatía. También hay intercambios culturales y deportivos. Se destacan al mismo tiempo las muestras gastronómicas, otras exposiciones, la corraleja, la cabalgata y la presentación de buenas orquestas y de artistas de reconocida trayectoria local, regional, nacional e internacional incluido Darío Gómez. Ocasión para reiterar la invitación para que la ciudadanía visite entre hoy y mañana la población de Paispamba.

 

... La Registraduría Nacional del Estado Civil luego del sorteo de los aspirantes a las alcaldías y gobernaciones, comienza el trámite para la elaboración de las tarjetas electorales. Cada candidato al mismo tiempo comienza a promover el número como las propuestas para enamorar a la ciudadanía. Por ahora en la ciudad de Popayán como en los demás municipios del Cauca, la campaña política se desarrolla sin contratiempos, gracias a que los aspirantes han asumido con seriedad y bastante responsabilidad el compromiso para prestar un buen servicio a las comunidades.

 

... Como quedaron en la tarjeta electoral para la gobernación del Cauca, según el sorteo de la registraduría nacional del Estado Civil: Heriberto Errechea con el 1, Victor Libardo Ramírez  con el 2,

Elías Larrahondo Carabalí con el 3, Gilberto Muñoz Coronado con el 4 y Jesús Enrique Piñacué Achicué con el 5.

Para la alcaldía de Popayán en su orden: Miller Velasco con el 1, Mario José Bustamante con el 2,  Nino Andrés Erazo con el 3,  Ferney Silva con el 4, Joaquín Olmedo Paz con el 5, Carlos Alegría con el 6, Juan Carlos López con el 7,  Rosalba Joaquí Joaquí con el 8,  Gustavo Adolfo Martínez con el 9,  Jorge Bastidas con el 10 y  Santiago Zambrano con el 11.

 

... Hay demasiado candidato para la alcaldía de Popayán a sabiendas que algunos no tienen la capacidad de liderar procesos que les permita garantizar una buena convocatoria para las elecciones del próximo 27 de octubre. De los 11 aspirantes al primer cargo de Popayán creemos que 3 o 5 pueden tener hoy la posibilidad de convocar. Los otros deberían poner los pies sobre la tierra y buscar acuerdos que permitan  fortalecer propuestas que realmente han despertado el interés de la ciudadanía. Todo el mundo tiene derecho a buscar la alcaldía pero también es cierto que no todos llegarán. Valdría la pena que se haga una auto evaluación del trabajo de cada una de las campañas políticas para tomar decisiones.

 

... Aquí en Popayán como en otros municipios del Cauca hay personajes que aparecen solo para las elecciones. Se han ido de sus municipios a buscar otros horizontes y cuando se quedan sin posibilidades en otras ciudades retornan para figurar como candidatos. Hay demasiado paracaídista en la campaña política para alcaldías, concejos municipales, asambleas departamentales, gobernaciones y juntas administradoras locales. En ese sentido, creen que los pueblos tienen que agradecerles por los cargos que han desempeñado. Cuando se ocupa un cargo es para cumplir con las metas trazadas y para eso se les paga. Ahora hemos escuchado a varios aspirantes pasando cuentas de pago, cuando en verdad no se les debe nada. Por eso es que la política es demasiado dinámica. Los ciudadanos deben conocer muy bien a los candidatos y obviamente sus propuestas para evitar votar sin conocimiento de causa.

 

... Candidatos a la alcaldía de Popayán han estado en acercamientos para buscar acuerdos que permitan consolidar un método que permita unificar una propuesta que se pueda ejecutar en cuatro años. Esos acercamientos  entre varios de los aspirantes a la alcaldía de la ciudad por ahora no permiten que algunos se retiren y lleguen a reforzar otras campañas. Dicen que el compartir entre los candidatos ha sido fundamental para enriquecer el debate democrático.

 

...  Muy interesante la campaña política en el municipio de Bolívar en el sur del Cauca donde quedan cinco candidatos a la alcaldía. En esta oportunidad las distintas fuerzas políticas  inscribieron a sus aspirantes para ganar las elecciones del 27 de octubre. Tal como lo hemos señalado en Bolívar son las mujeres, quienes lideran los procesos democráticos por su liderazgo. Son ellas María del Socorro Ruiz Gómez, Gema López de Joaquí, Yolanda Meneses Meneses y Claudia Hoyos. En ese sentido los candidatos a la alcaldía son: Víctor Armando Martinez  - aval Colombia Humana, quien es oriundo de San Sebastián y ya fue alcalde de esa zona y ahora busca en Bolívar.
Leidy Danyelly Meneses Bolaños-  Partido Liberal
Héctor German Gomez Daza – Cambio Radical
Jorge Alberto Macias Rosero- partido Colombia  renaciente
Carlos Octavio Meza – Partido Alianza social Independiente, ASI.

En Bolívar hay de donde escoger para la alcaldía.

 

****

 

Análisis del CPB sobre primer año de gobierno Duque

Por Guillermo Romero Salamanca.

“La reforma tributaria paró la generación de empleo”

Para el Círculo de Periodistas de Bogotá, en un análisis económico de los primeros 12 meses del gobierno de Iván Duque, la Reforma Tributaria “resultó ser un engendro incapaz de promover la reactivación y cumplir con los postulados de generar empleo” y agrega que “lo peor es que el ministro de Hacienda, no sabe las causas ni cómo abordar el problema, que es para muchos analistas el gran lunar de la economía.

En un análisis realizado por redactores económicos que pertenecen a la agremiación, tampoco es clara la forma como el Ministerio de Hacienda está contabilizando las utilidades de Ecopetrol. Advierte también que el comportamiento del dólar en las últimas semanas es un buen catalizador del escenario económico que se vive en la actualidad.

Otro problema que ha enfrentado el presidente Iván Duque en este primer año es la falta de credibilidad. “Tuvo la gran oportunidad de liderar con firmeza y decisión la ley anticorrupción, pero dejó hundir a última hora el proyecto, casi con la complacencia de sus ministros. Ahora, cuando habla de combatir la corrupción, de ser inflexible frente a ¨quien la hace la paga¨, sus palabras suenan vacías y no tiene resonancia. El problema es que en economía la confianza y las expectativas juegan un papel decisivo”, dice el informe.

Sobre la llamada Economía Naranja dicen los redactores económicos convidados por el CPB que “es una excelente idea, aunque la promoción y el impulso a las industrias creativas no es una novedad.

Indica también que hay temas de campaña que van en contravía. Uno de ellos es el fracking. “En varias ocasiones el entonces candidato prometió que en Colombia no se permitiría la explotación de yacimientos no convencionales y que se privilegiaría la protección del medio ambiente. Pero la prioridad de la ministra de Minas, María Fernanda Suárez, es otra. Es incorporar ese modelo, sin atender el principio de precaución, por encima de cualquier consideración de las autoridades ambientales”, explica.

El estudio del CPB

Unas semanas antes de cumplirse el primer año de gobierno del presidente Iván Duque, la Junta Directiva del Banco de la República, redujo la proyección de crecimiento del 3,6% al 3,0.

El DANE, entre tanto, reveló las cifras de desempleo y confirmó que existe una tendencia alcista que, quizás, necesite una verdadera política de choque para regresarla a un dígito, que había sido uno de los logros de los últimos años.

En junio, ya se había revelado por parte del DANE que la pobreza en el país había aumentado levemente –del 26,9% al 27%, con lo cual el 27% de la población, unos 13’073.000 colombianos viven esa condición. Aunque la variación porcentual parece imperceptible, es una mala noticia no solo porque se revierte la tendencia de reducción, sino porque los escenarios de crecimiento dejan escasos márgenes de maniobra para cumplir con los objetivos de equidad formulados en el Plan Nacional de Desarrollo.

Por el lado de las cifras externas, el balance es desfavorable y representa una alta vulnerabilidad para la economía nacional, dado el déficit en cuenta corriente –sobre todo porque las exportaciones no reaccionan-, y en otros rubros de la balanza de pagos hay debilidad en la inversión extranjera y enormes obligaciones en servicio de la deuda como lo demuestran las mismas cifras del Presupuesto General de la Nación (59.3 billones en amortizaciones y pago de capital en el 2020).

Mayor claridad

Ahora bien: no es clara la forma como el Ministerio de Hacienda está contabilizando las utilidades de Ecopetrol, gran aportante a las finanzas públicas, ni la manera como está proyectando los ingresos que se piensan obtener por la venta de las empresas estatales donde la nación tiene menos del 49% de participación. Hay reparos por parte de los economistas frente a la contabilización también de las utilidades del Banco de la República, pues la duda es si estas dos variables son fuentes de financiamiento o si son recursos susceptibles de ser considerados como ingresos que puedan financiar gastos corrientes.  

Lo cierto es que son dos instrumentos con los cuales se piensa atender, en parte, el déficit de las finanzas públicas y cumplir con las metas de la Regla Fiscal. Es claro que, en el ojo avizor de las calificadoras de riesgo, las variables internas y externas son parte fundamental y, lo peor que le podría suceder al país, sería perder el grado de inversión. 

Por otra parte, hay que ponerle atención a la tasa de cambio, pues el comportamiento del dólar es un buen catalizador del escenario económico general y, ya se han presentado momentos en que superó los 3.460 pesos. Está gritando, y es una señal de que algo pasa.

A la hora del análisis, habrá muchas interpretaciones, eufemismos y miradas por el espejo retrovisor. Pero lo cierto es que más allá de las percepciones y los lastres del pasado, el primer año de la administración Duque ha sido opaco en resultados, contradictor con los anuncios de campaña y, sobre todo, carente de liderazgo para solventar las grandes reformas y generar expectativas audaces, que son fundamentales en el arranque de todo gobierno.

Los resultados de la reforma

Durante estos 12 meses en la Casa de Nariño, se han hecho anuncios y se han adoptado medidas que no han arrojado los resultados esperados. La Ley de Financiamiento, que no es otra cosa que una reforma tributaria, resultó un engendro incapaz de promover la reactivación y cumplir con los postulados de generar empleo. Bajo esa premisa se redujo la tasa contributiva a las empresas y se mantuvo el IVA en 19%, que es un impuesto regresivo que castiga el consumo.

Quizás su vigencia sea muy corta para evaluar sus resultados. Pero, por lo menos, la reducción en el impuesto de renta ha debido servir para mantener la tasa de desempleo por debajo del 10% y generar expectativas de un mejoramiento en la calidad del trabajo. No ha sido así. En junio de 2019 el desempleo en el total nacional fue 10,5 % y en el total 13 ciudades y áreas metropolitanas del 11,2%.

Incertidumbre en lo laboral

Lo peor es que el ministro de Hacienda, no sabe las causas ni cómo abordar el problema, que es para muchos analistas el gran lunar de la economía. Si un ministro de Hacienda desconoce el origen y tampoco tiene claro la forma de atacar este fenómeno social, quiere decir que el país anda muy mal en prioridades.

En materia laboral, no hay luces. Se han hecho anuncios sobre una nueva reforma pensional, la posibilidad de introducir ajustes a la fórmula de definición del salario mínimo –incluyendo que sea diferencial por regionales y que se paguen jornadas por horas-, pero un año después lo único cierto es que los agentes económicos se mueven en la incertidumbre. Ello, dicen los analistas, ha provocado cautela entre los inversionistas y una precaución en la toma de decisiones para adelantar proyectos.

Las expectativas que había sobre la democratización de la propiedad rural, el uso del suelo y el apoyo a la comercialización agrícola, temas fundamentales en la implementación de los acuerdos de paz y que deben transitar en el Congreso de la República, quedaron en eso: en expectativas. Poco se habla del tema, entre otras cosas, porque la agenda legislativa fue austera en resultados. 

Otro problema que ha afrontado el presidente Duque en este primer año de gobierno, ha sido la pérdida de credibilidad. Tuvo la gran oportunidad de liderar con firmeza y decisión la ley anticorrupción, pero dejó hundir a última hora el proyecto, casi con la complacencia de sus ministros. Ahora, cuando habla de combatir la corrupción, de ser inflexible frente a ¨quien la hace la paga¨, sus palabras suenan vacías y no tiene resonancia. El problema es que en economía la confianza y las expectativas juegan un papel decisivo.

Los Economía Naranja es una excelente idea, aunque la promoción y el impulso a las industrias creativas no es una novedad. Pero si bien existen proyectos y se han creado líneas de crédito para fomentarla, su visibilidad es nula y su socialización escasa. Si es una política de gobierno, debería estar en la agenda diaria, como el aguacate hass, la carne y el banano, que tanto se ofrecieron en la reciente gira por China.

Contradicción costosa

Hay temas de campaña que van en contravía. Uno de ellos es el fracking. En varias ocasiones el entonces candidato prometió que en Colombia no se permitiría la explotación de yacimientos no convencionales y que se privilegiaría la protección del medio ambiente. Pero la prioridad de la ministra de Minas, María Fernanda Suárez, es otra. Es incorporar ese modelo, sin atender el principio de precaución, por encima de cualquier consideración de las autoridades ambientales.

Si bien se creó una comisión de expertos para adelantar mesas de diálogo regional con el fin de escuchar a las comunidades, revisar el marco regulatorio técnico existente y realizar un análisis de seguridad energética, las conclusiones no convencieron a los ambientalistas ni a muchos otros sectores de la población. Si no es por la decisión del Consejo de Estado de suspender los actos administrativos que fijaron los criterios para la exploración y explotación de hidrocarburos bajo este modelo, otra sería la situación.

Un gran pacto

Sin embargo, hay que reconocer aspectos positivos del gobierno en estos 12 meses de administración: el fortalecimiento de la diplomacia sanitaria para acceder a mercados internacionales –algo que ha dificultado el acceso a los mercados de los TLC-, el apoyo al turístico (un sector con alto potencial y gran generador de divisas), el empeño por desempantanar los proyectos de inversión en infraestructura vial, la intervención de trámites innecesarios que afectan la competitividad y el fortalecimiento de los programas de financiación para la pequeña y mediana empresa. 

Este segundo momento será decisivo. Si se quiere salir de la encrucijada y recobrar la confianza entre los agentes económicos y la sociedad en general, se requiere de un gran pacto nacional, sin resentimientos, incluyente y despolitizado. La economía no aguanta una dosis más de polarización.